domingo, 31 de julio de 2016

Tropas turcas bloquean de nuevo el acceso a la base de la OTAN de Incirlik

A las 23:00 horas de esta noche cientos de tropas secundadas por unidades blindadas del ejército han cerrado todas las entradas y salidas de la base aérea de la OTAN en Incirlik, en Turquía. Según una información del diario Hurriyet en el bloqueo ha participado la policía turca. El ministro turco para Asuntos Europeos, Omar Celik, ha comentado que se trata sólo de una “inspección de seguridad”.

El diario Hurriyet relaciona el bloqueo con un segundo intento de golpe de Estado contra el gobierno de Erdogan. Otros medios indican que unos 7.000 policías y varios vehículos pesados han rodeado y bloqueado la base, situada en la provincia de Adana, que es utilizada por las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos y Turquía.

En la base la OTAN tiene armamento nuclear, así como aviones de Estados Unidos y otros países que bombardean las posiciones del Califato Islámico en Irak.

El jueves se desarrolló una protesta masiva ante la base. La multitud se manifestó con consignas antiestadounidenses y antisraelíes afirmando que Estados Unidos participó en el fallido golpe de Estado.

Durante el golpe de Estado ocurrido en la noche del 15 de julio, la base de la OTAN fue cerrada por por orden del gobierno y varios soldados turcos de la base fueron involucrados en la intentona. Dos días después fue detenido el comandante de la base, Bekir Ercan Van, y otros 11 altos cargos militares por sus vínculos con los golpistas.

Ayer Erdogan anunció el cierre de todas las academias militares y la creación de una Universidad Nacional de Defensa. En una entrevista a la cadena “Haber Ay” el presidente turco ha afirmado que estas medidas están destinadas a imponer un control más estricto de lso civiles sobre el ejército.

El viceamiralmirante retirado Pete Daly ha declarado que los problemas que ha padecido la base de Incirlik durante el golpe de Estado en Turquía demuestran que Estados Unidos debe apoyar su fuerza en la construcción nuevos portaviones.

¿Es inevitable la guerra en el Mar de China Meridional?

El fallo del Tribunal Internacional de la Haya favorable a Filipinas en su disputa marítima contra Pekín en el Mar de China Meridional agudizó este mes las tensiones en la región. Sin embargo, días después 11 países asiáticos decidieron sentarse a la mesa de negociaciones y llegar a un acuerdo.

“Al menos en teoría, esto ha sido la demostración gráfica de cómo la negociación del tipo ‘todos ganan’ se hace en Asia”, escribe el periodista Pepe Escobar.

La importancia estratégica del Mar de China Meridional reside en las rutas que lo surcan y por las que cada día pasan la mitad de los buques comerciales del mundo, transportando la tercera parte del petróleo y las dos terceras partes del gas líquido, lo que se traduce en 5 billones de dólares anuales de comercio. Además, para Pekín este mar está fuertemente vinculado con el proyecto apodado “Nueva Ruta de la Seda”.

Esta semana representantes de China y de los 10 países que forman la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) -Malasia, Indonesia, Brunéi, Vietnam, Camboya, Laos, Myanmar, Singapur, Tailandia y Filipinas- se reunieron en Laos y concluyeron sus negociaciones con el compromiso de “reducir las tensiones”. Pero para que esto fuera posible, Filipinas se vio obligado a aceptar una condición de Pekín: no mencionar el fallo de La Haya en la declaración final de la reunión.

Según el experto, llegar a un acuerdo, incluso entre los diez países de la ASEAN, ha sido una “tarea de Sísifo”, lo que resulta aún más notable teniendo en cuenta la política de China, que prefiere negociaciones bilaterales y aplica la táctica “divide y vencerás” para imponer sus intereses en la región.

El Pentágono no renunciará a su programa de Libertad de Navegación que, además de los pasos habituales de sus buques de guerra en el Mar de China Meridional, ahora incluye también los vuelos de los bombarderos B-52.

A esto Pekín responde, por ejemplo, presumiendo de sus bombarderos H-6K con capacidades nucleares, que sobrevuelan el Bajo de Masinloc (Scarborough), en disputa con Filipinas, lo que aumenta la “paranoia” del Pentágono, porque “el juego verdadero en el Mar de China Meridional gira principalmente en torno a estrategia militar aérea y submarina de China”, explica Escobar.

Más de la mitad del PIB de China procede del comercio mundial, que depende de su acceso al Mar de China Meridional. Sin embargo, este mar está salpicado de distintos islotes, arrecifes, y atolones con su mar patrimonial que, en caso de pertenecer a otros países, pueden impedirle a Pekín su acceso al mar abierto.

Asegurar su acceso estratégico a los mares abiertos ha sido el objetivo principal de Pekín durante años, según el presidente de Instituto Nacional de China para los Estudios del Mar de China Meridional, Wu Shicun. Occidente prefiere interpretarlo como la intención de China de convertir el mar en un “lago chino”, lo que genera una profunda desconfianza entre ambas partes.

Mientras Pekín tiene claro que su costa debe ser protegida cueste lo que cueste, Washington, fiel a su punto de vista excepcionalista, cree que tiene que tener acceso absoluto a los siete mares como “base para su imperio de bases militares”.

Sin embargo, el poderío militar de China ha traspasado la línea, no solo cuando tiene suficiente fuerza para defender sus intereses estratégicos, como la isla de Hainan, sino también para “proyectar su fuerza con el objetivo de amenazar el libre acceso al Pacífico”.

Washington sigue una estrategia “Anti-Acceso”, pero Pekín ha desarrollado su propia estrategia sofisticada, que incluye ciberataques, submarinos con misiles de crucero y misiles balísticos antibuques que -según Escobar- son “la pesadilla absoluta para los carísimos portaviones estadounidenses, blancos facilísimos para China”.

En respuesta y en el marco de su ultrasecreto programa Pacific Vision, el Pentágono elabora el concepto de batallas aire-mar, para ser capaz de atacar todos los centros del mando y control chinos a través de un cúmulo de “operaciones quirúrgicas”. A esto China responde con el desarrollo de “misiles balísticos de alcance muy largo que suponen una amenaza letal para el ‘imperio de bases’”.

Lo que quiere Estados Unidos es mantener la hegemonía militar sobre todo el Mar de China Meridional, por lo que ve a China como su segunda amenaza principal, justo después de Rusia y su poder nuclear.

China, en cambio, ya se ve en la posición de competir con esta hegemonía. A Pekín no le interesa ninguna intervención militar contra ningún país de ASEAN, ya que será dañino para los negocios, por lo que prefiere soluciones diplomáticas. “Pero no deje engañarse, en algún momento en el futuro habrá una confrontación muy seria entre China y Estados Unidos sobre el ‘acceso’ al Mar de China Meridional”, concluye el experto.

Fuente: https://actualidad.rt.com/actualidad/214717-inevitable-guerra-mar-china-meridional-

Aclarado el misterio del dólar en el bolsillo

El otro día el ministro turco de Justicia, Bekir Bozdag, anunció públicamente que en los registros que se practicaron como consecuencia del golpe fallido de 15 julio, habían aparecido billetes de un dólar lo cual, en el país de los bizantinismos, se había convertido en uno de los misterios más romcabolescos de la asonada.

Ahora la prensa de Turquía abre sus titulares anunciando que, al fin, las pesquisas sobre el golpe habían aclarado el misterio del dólar golpista. No se trata de que los amotinados estuvieran a sueldo de la Reserva Federal de Estados Unidos sino de una contraseña que les servía para identificarse entre sí, así como para saber su jerarquía dentro del golpe, ya que cada dólar tenía escrita una letra.

La letra F significaba uno de los mayores grados dentro de la conspiración, mientras que la J o la C eran graduaciones de menor rango.

De esa manera, el gobierno ha logrado mantener viva la atención de la población sobre el golpe y revivir los tiempos del Imperio Otomano donde imperaba la masonería, las cofradías y los acertijos de todo tipo.

Una vez descubierto el misterio del dólar, la cadena turca de televisión NTV ha informado de que hay 8.651 militares comprometidos con el golpe, lo cual supone el 1,5 por ciento de sus efectivos.

En cuanto a los medios, los golpistas utilizaron tres buques de guerra, decenas de aviones y carros de combate, así como centenares de vehículos blindados.

Del otro lado, las fuerzas leales al gobierno desplegaron 35 aviones, de los que 24 eran cazas, 37 helicópteros, 74 tanques, 246 vehículos blindados, 3.992 armas de fuego y tres buques de la marina de guerra.

El Ministerio del Interior ha interrogado a más de 15.000 personas, de las que 10.000 son militares. Según Reuters, 8.113  han sido detenidos.

sábado, 30 de julio de 2016

Erdogan cierra el paso a los yihadistas en la frontera con Siria

Mevlut Cavusoglu, ministro turco de Asuntos Exteriores
Erdogan no se ha limitado a realizar declaraciones de buena vecindad con Bashar Al-Assad sino que está impidiendo el acceso a Siria de los yihadistas del denominado “ejército libre sirio”, uno de los grupos armados que apoya Estados Unidos. El cierre del paso fronterizo de Bab Al-Hawa les impide el acceso a Siria desde Turquía.

Según Deutsche Wirtschafts Nachrichten, Erdogan no sólo está haciendo un esfuerzo para normalizar las relaciones con Bashar Asad sino que se ha puesto al lado de Moscú en la guerra de Siria.

“Nuestro principal objetivo es establecer buenas relaciones con Siria, Irak y los países vecinos del Mediterráneo y el Mar Negro”, dice el Primer Ministro turco Binali Yildirim en reclaraciones del Deutsche Nachrichten Wirtschafts.

El periodista turco Faik Bulut afirma que representantes de Ankara y Damasco ya se han reunido recientemente en varias ocasiones. Según él, en estas negociaciones, el gobierno turco cuenta con Moscú y Teherán como intermediarios.

La iniciativa se enmarca en la nueva estrategia de reconciliación hacia los países vecinos anunciada por Turquía poco antes de que el 15 de julio se produjera el intento de golpe de Estado.

Numerosos funcionarios de ese país han afirmado públicamente que la intentona golpista ha estado dirigida por políticos, funcionarios y militares de Estados Unidos.

Esta mañana el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha manifestado a la cadena NTV que Irán y Rusia deben desempeñar un importante papel en el arreglo político en Siria, mientras que no ha mencionado a Estados Unidos.

En Rusia los espías dejan los ordenadores y vuelven a las viejas máquinas de escribir

El servicio de inteligencia de Rusia acaba de anunciar en su sitio de internet que las redes digitales de 20 organizaciones, incluyendo instituciones públicas y empresas de defensa, han sido infectadas con programas de espionaje, en lo que califica como un ataque dirigido y coordinado.

El Servicio Federal de Seguridad ruso añade que los programas de espionaje y la forma en que las redes se han sido infectadas tienen similitudes con casos anteriores de espionaje informático que se han dado en Rusia y otros países. El servicio de inteligencia no dice de quién sospecha que esté detrás de los ataques.

“Se han infectado los recursos tecnológicos de información de instituciones gubernamentales, centros de investigación científica y militares, empresas del sector de defensa y otras entidades que participan en infraestructura cruciales”, dicen los espías en un comunicado en su página web.

Los atacantes han diseñado un programa específico y único para cada uno de los objetivos atacados y el comunicado de la inteligencia rusa asegura que se trata de “una operación planeada y ejecutada de forma profesional”. El virus se ha difundido “mediante el envío de correos electrónicos. Tras acceder al sistema, el programa carga los módulos necesarios para interceptar y espiar el tráfico de la red, recoger capturas de pantalla, encender de forma autónoma las cámaras web y micrófonos, grabar archivos de audio y vídeo, y datos sobre las teclas pulsadas en el teclado”, explica el comunicado.

Hace tres años el diario ruso Izvestia anunció que el servicio ruso de inteligencia ha vuelto a utilizar máquinas de escribir para archivar documentos secretos ante el temor a ser víctimas de ataques informáticos.

El Servicio Federal de Protección, encargado de la seguridad del presidente y del gobierno, compró 20 máquinas de escribir con las cuales redacta en papel la información que considera fundamental para la seguridad del país.

Según el diario ruso, también el Ministerio de Defensa y de Protección Civil utiliza máquinas de escribir para evitar mantener información en ordenadores que puedan ser objeto de ataques informáticos.

Nikolai Kovalyov, antiguo jefe del servicio secreto interno, reveló al diario que en determinados sectores donde la información es muy sensible, es común que los documentos secretos para almacenar se escriban a mano.

En Rusia suelen utilizar la máquina de escribir alemana Triumph-Adler Twen 180, las cuales tienen un número de registro, debido a que para los servicios secretos es importante distinguir desde que máquina provienen los documentos.

Asimismo, un portavoz del espionaje ruso, Serguei Devyatov, afirmó que en las conversaciones telefónicas entre los dirigentes de los países, aún utilizan las antiguas conexiones que analógicas a prueba de escuchas.

La única estrategia del Pentágono es la guerra imperialista para el año 2035

La semana pasada el Departamento de Defensa de Estados Unidos publicó su más reciente Joint Operating Environment, conocido generalmente por su sigla JOE, al que en su título le agregó el año en que fija sus proyecciones: 2035. La fecha de aparición de estos documentos es variable (el anterior JOE data de 2010), pero son muy esperados porque toda la Fuerza Conjunta del país más poderoso del mundo, militarmente hablando, da a conocer hacia dónde se encaminan sus proyectos y políticas. Proporciona una perspectiva sobre las tendencias, los riesgos a su seguridad nacional, los próximos choques que vislumbra, los contextos y las consideraciones que deberán tomar en cuenta los comandantes de las Fuerzas Armadas de ese país, así como los civiles con responsabilidades en materia de seguridad y defensa nacionales.

Claramente el documento describe lo que la Fuerza Conjunta debe hacer y ser para proteger a Estados Unidos, sus aliados, sus socios y sus intereses en todo el mundo de aquí a 2035 [...]

Los gringos señalan que el escenario que observan de aquí a 2035 será de una confrontación “abierta y violenta” con sus adversarios.

El escrito está dividido en tres grandes secciones. En la primera se describen los cambios sociales, económicos y tecnológicos que están en marcha y que pudieran alterar el entorno de seguridad de Estados Unidos. En la segunda se explora cómo la interacción de estos cambios afectará la manera en que se hará la guerra en el futuro inmediato. Por último, la tercera se refiere a toda la gama de misiones en las que ya está involucrada la Fuerza Conjunta y cómo puede evolucionar con el tiempo.

Según el documento, el futuro inmediato del orden mundial será de conflicto porque varios Estados tendrán la voluntad política, la capacidad económica y las capacidades militares para intentar imponer sus intereses. Es decir, estarán en posibilidad de hacer frente a los gringos. La brecha entre la otrora superpotencia y las potencias emergentes se reducirá drásticamente.

En materia de geografía humana, se presentará una serie de presiones sociales, económicas, ambientales y políticas al interior de algunos países más allá del punto de ruptura; el problema se derramará sobre las fronteras, y generarán amplios problemas internacionales, que convulsionarán regiones enteras donde Estados Unidos tiene intereses.

Los militares autores del documento están conscientes de que la “razón” y la política no bastarán para imponer sus intereses; con seguridad, los políticos requerirán de la “asistencia” de la Fuerza Conjunta. En este sentido, las Fuerzas estadunidenses tendrán enfrente un oponente ideológico y la lucha será “violenta”. El escenario que se observa será de subversiones y derrocamientos de gobiernos establecidos.

En el JOE 2035 se establece que, incluso, el propio territorio y la soberanía de Estados Unidos estarán amenazados.

Mención aparte merecen los riesgos generados por agentes estatales y no estatales, quienes estarían dispuestos a usar la intimidación, la desestabilización y el uso de la fuerza.

Con todo lo anterior, los estadunidenses justifican el despliegue militar que redoblarán en los próximos años. Advierten: “la Fuerza Conjunta debe prepararse para una amplia gama de misiones diseñadas para hacer frente a estos contextos”. Los objetivos son claros: “proteger nuestros intereses nacionales, disuadir conflictos, castigar la agresión o derrotar adversarios”.

Por lo que se ve, lo que están anunciando es que utilizarán todos los métodos disponibles para asegurarse que sigan siendo el país que impone sus intereses a todo el mundo. Y que no permitirán que otra potencia les dipute los recursos que considera suyos. Aún en su trayecto final, el gobierno de Obama anuncia que, gane quien gane la próxima elección presidencial, vendrán días de más guerra y saqueo.

Fuente: http://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/index.php/2016/07/24/estados-unidos-advierte-guerra-de-aqui-a-2035/

El FBI y la CIA adiestraron a los miembros de la red Gülen

Fetullah Gülen en el ojo del huracán
El FBI y la CIA adiestraron a los seguidores del clérigo turco Fetullah Gülen, que actualmente reside en Estados Unidos, informa el periódico turco “Hürriyet”, que se hace eco de la acusación vertida por un fiscal turco en relación al intento de asonada militar del pasado 15 de julio (1).

El fiscal se remite a una investigación por corrupción que se abrió en 2013, donde se dejó constancia de que el FBI y la CIA adiestraron a los miembros de la red Gülen, a la que los medios de comunicación en Turquía califican como FETO u Organización Terrorista Fetullah Gülen.

“La CIA y el FBI proporcionaron formación en varios ámbitos a los cuadros formados en los centros culturales pertenecientes al movimiento de Gülen”, asegura la acusación, en la que se subraya que un buen ejemplo de ello son “las operaciones llevadas a cabo por los fiscales y los funcionarios de seguridad durante el proceso del 17 de diciembre”, en referencia a la investigación de corrupción lanzada el 17 de diciembre de 2013 contra altos funcionarios del gobierno.

Desde las primeras horas del golpe, el gobierno turco apuntó al clérigo, enemigo político de Erdogan, como dirigente de la sublevación militar, y ha solicitado de formal oficial a Washington su extradición, pese a que Gülen ha negado cualquier implicación en la intentona golpista. El clérigo ha pedido al gobierno de Estados Unidos que “rechace los esfuerzos de aprovechar el proceso de extradición para llevar a cabo venganzas políticas”.

El gobierno turco señala a Gülen como el máximo responsable de la creación de una “estructura paralela” de poder dentro de las propias instituciones del Estado con influencia en los tribunales, la policía y otros organismos, que han sido objeto este mes de intensas purgas siguiendo las órdenes de Erdogan, que prometió una limpieza profunda de las estructuras del Estado.

A medida que las presiones de Turquía sobre Estados Unidos se intensifican para la entraga de Gülen, dirigentes políticos egipcios han pedido al gobierno del general Sisi que le conceda asilo político (2), lo cual sería un alivio para Washington pero un abierto desafío por parte de Egipto.

Ambos países tiene políticas cruzadas. Egipto acusa al gobierno de Erdogan de refugiar a algunos dirigentes de la Hermandad Musulmana perseguidos, por lo que la escalada de tensión entre ambos países crecería exponencialmente.

(1) https://actualidad.rt.com/actualidad/214637-turquia-cia-fbi-formaron-gulen
(2) http://spanish.almanar.com.lb/adetails.php?eid=134077&cid=27&fromval=1

Emiratos Árabes Unidos financió el golpe de Estado en Turquía

El dirigente palestino Mohammed Dahlan
Uno de los países que ha intervenido en el golpe de Estado militar en Turquía ha sido Emiratos Árabes Unidos a través de Mohammed Dahlan, responsable palestino de Fatah en el exilio. Dahlan mantiene relaciones muy estrechas con el príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohammed ben Zayed Al-Nahyane, e hizo de intermediario con la red Gülen.

La inteligencia militar turca conoce la identidad de un empresario palestino instalado en Estados Unidos que sirvió de enlace entre Gülen y Dahlan para que Emiratos Árabes Unidos financiara el golpe de Estado contra Erdogan.

A lo largo de la noche del golpe, las grandes cadenas de televisión árabes con base en Dubai, Sky News Arabic y Al-Arabiya, informaron que el golpe en Turquía había reultado un éxito y que Erdogan había huido del país.

El tono de las “informaciones” en la prensa emiratí cambió después de que cambiara la de los medios saudíes, es decir, 16 horas después del inicio del golpe, cuando empezaron las rituales condenas de la asonada, el apoyo retórico a Erdogan y a las instituciones democráticas turcas.

En ese momento, los jeques emiratíes tomaron distancias también de Dahlan y le criticaron en los medios de comunicación, hasta el punto de que tuvo que abandonar el país, trasladándose a Egipto.

Dahlan es un dirigente del partido palestino Fatah que ha vivido exiliado en Gaza y Cisjordania, habiendo participado como intermediario en varias operaciones turbias de Oriente Medio. En mayo el sitio Middle East Eye le puso en el primer lugar de la línea de salida para sueceder en el el cargo a Mahmud Abbas, actual dirigente de Fatah y máxima autoridad palestina en los territorios ocupados por Israel.

La tarea más sucia que ha llevado a cabo Dahlan hasta la fecha ha sido atizar la guera civil en Libia, donde su patrón de Emiratos Árabes Unidos quiere desempañar un papel estelar, junto con Egipto. La grabación de un mensaje secreto de Abbas Kamel cuando era jefe de la oficina del presidente egipcio Sisi, reveló que viajaba a Libia en un jet privado acompañado por otras tres personas más.

Kamel recomendó que un responsable militar autorizara a Dahlan para que pudiera despegar en secreto del aeropuerto libio. Según el egipcio, Dahlan era un problema para el gobierno egipcio porque se mueve “siguiendo órdenes de Emiratos Árabes Unidos, que vigilada cada uno de sus movimientos”.

Tras el fracaso del golpe, Emiratos Árabes Unidos han tratado de reconciliarse con el gobierno de Erdogan. En el aeropuerto de Dubai detuvieron a dos generales turcos que operaban en Afganistán y que regresaban a Turquía para incorporarse al golpe. Se trata de Mehmet Cahit Bakır, un general de primera línea que dirige la fuerzas operativas turcas en Afganistán, y Sener Topuç, un brigadier que encabeza el mando de las misiones de entrenamiento del consejo de asistencia en Kabul, fueron enviados a Ánkara.

La intensa purga que padece Turquía, sobre todo entre las fuerzas armadas, ha demostrado a Emiratos Árabes Unidos quién lleva las riendas del Estado, aunque en privado hablan de “venganza” y expresiones similares vertidas contra Erdogan. Después de limpiar los establos, piensan en Abu Dahbi, Erdogan se dirigirá contra quienes han alentado el golpe desde el exterior.

Las conexiones de Dahlan con Gülen también comprometen a Estados Unidos o, por lo menos, Erdogan las va a utilizar como instrumento de presión. La inteligencia turca parece disponer de grabaciones de las conversaciones entre Dahlan y el empresario palestino radicado en Estados Unidos que desempeñaba el papel de enlace con Gülen, lo que podría convertirse en la prueba que reclama Kerry para extraditar a Gülen a Turquía.

Fuente: http://www.middleeasteye.net/news/exclusive-uae-funnelled-money-turkish-coup-plotters-21441671

Hay que sudar la camiseta, Mariano

B.

Que eso es lo que le piden Sánchez, las "Mareas", Rivera y un resignado P.Iglesias Turrión a Rajoy después de rendir pleitesía al rey Borbón Felipe VI de España y V de Alemania.

Hace exactamente un mes menos un día publicamos en exclusiva en este bendito blog la discreta visita de Sánchez al domicilio del venal Felipe González para decir que la suerte estaba echada, esto es, que había que dejar gobernar a Mariano, aunque fuese en minoría, e irse el PsoE a la oposición y "Podemos" a hacer gárgaras. Poco antes González escribió un artículo en el oráculo EL PAÍS propugnando eso y todos los "barones" se hicieron lenguas del mensaje nada cifrado y bien clarito siendo Rubalcaba el último, hace poco en el mismo diario, quién le ha vuelto a decir a Sánchez que, joder, ya vale, y respete a quien ha ganado en las urnas, aun sabiendo de sobra que el pueblo no elige un presidente (como en Francia), sino que es el Parlamento quien lo elige según las alianzas y juegos de mayorías /minorías, otrosí, trapicheos y cambios de cromos.

Sánchez se ha resistido como un león, pero ha tenido que ceder -mientras la loba andaluza, Díaz, se frota las manos haciéndose la loca- a lo peor del "felipismo" y los nuevos trincones con ínfulas autonómicos. Claro que Sánchez -hasta nos empezaba a caer simpático este chiquillo de 1.90- vende cara su piel y viene a decir, y dice, que les han votado para hacer "un cambio" y no para apoyar la investidura de Rajoy (que les pide una lealtad "mínima"), hay que quedar pelín digno. En otras palabras, que Mariano se alíe con sus afines (Ciudadanos, que no sabe ni por donde le pega el aire dado su papel de bisagra), sume algún voto más para darle empaque a la cosa sin marcar paquete y nosotros, la bancada psoecialista, nos abstendremos mirando para otro lado y, por fin, haya gobierno (que el pueblo español pide de rodillas todos los días en sufridas letanías esperando la epifanía milagrosa) y evitemos unas terceras elecciones -que han decidido que nadie quiere- donde la abstención sería espectacular.

Pero, joder, que no espere el cojonazos de Mariano que le hagamos el trabajo (sucio),  ¡¡¡que sude la camiseta!!!,  ¡¡¡¡Haz por lo menos como que haces, cabrón (perdona Mariano, ha sido sin querer)!!!!

Buenas noches.

La deuda exterior como instrumento de dominación (y2)

Gamal Abdel Nasser
Éric Toussaint

Como en Túnez, la gestión de la deuda en Egipto a finales del siglo XIX constituyó un arma decisiva de intervención directa de las potencias europeas. Llevó a poner el país bajo la tutela del Reino Unido, y más tarde a su conquista, en 1882.

Egipto, aún bajo el dominio otomano en el curso de la primera mitad del siglo XIX emprendió un vasto esfuerzo de industrialización y de modernización. George Corm resume así la situación: “Es en Egipto en donde Mohammed Ali realizará la obra mas destacada, creando manufacturas estatales, poniendo así las bases para un capitalismo de Estado que no deja de recordar la experiencia japonesa de Meiji”. Este esfuerzo de industrialización prosigue a lo largo de la primera mitad del siglo XIX, si recurrir al endeudamiento exterior. Los recursos internos se movilizan de forma prioritaria. Entre 1839 y 1840 una intervención militar conjunta del Reino Unido y Francia, seguida un poco después de una segunda agresión, esta vez por parte del Reino Unido y Austría-Hungría obligan al gobernador de Egipto Mehemet Ali (Mohammed Ali) a renunciar a Siria y a Palestina, entonces bajo dominación otomana.

A partir de la segunda mitad del siglo tiene lugar un giro radical. Los sucesores de Mehemet Ali adoptan el librecambismo bajo la presión del Reino Unido, desmantelan los monopolios públicos y recurren masivamente a los préstamos exteriores. Es el principio del fin. La era de las deudas egipcias ha comenzado; las infraestructuras se abandonarán en manos de las potencias occidentales, a los banqueros europeos y a empresarios poco escrupulosos.

Entre los años 1859 y 1876 los banqueros de Londres, Paris y otras plazas financieras buscan de forma activa colocar sus capitales tanto en Egipto como en el imperio otomano y otros continentes. En una primera fase, el nuevo modelo fundamentado sobre el endeudamiento y el librecambismo parecen funcionar bien, pero este aparente éxito se relaciona con factores exteriores que no son controlados por las autoridades egipcias, como la guerra de Secesión en América del Norte, que provoca la caída de las exportaciones estadounidenses de algodón, las mayores del mundo. Esto produce una subida muy fuerte del precio de algodón en el mercado mundial. Los ingresos por exportación de Egipto, productor de algodón, explotan. Esto conduce al gobierno de Ismaïl Pacha a aceptar aún más préstamos bancarios, principalmente ingleses y franceses. Al final de la guerra de Secesión, las exportaciones americanas se recuperan, y el precio del algodón se hunde. Egipto depende de las divisas que le proporciona la venta de su algodón, principalmente a la industria textil británica para devolver su deuda a los banqueros europeos.

Treinta años de préstamos imposibles de devolver


En 1876, la deuda egipcia alcanza los 68,5 millones de libras esterlinas (contra 3 millones en 1863). Los intereses de la deuda absorben dos tercios de los ingresos del país y la mitad de los ingresos por exportaciones. Las cantidades ingresadas por Egipto continúan siendo débiles, mientras que los banqueros exigen y reciben a cambio sumas muy elevadas. Tomemos el préstamo de 1862; los banqueros europeos emiten títulos egipcios por un valor nominal de 3,3 millones de libras esterlinas vendidos al 83% de su valor nominal. Egipto no recibe mas que 2,5 millones de libras esterlinas, de las cuales hay que deducir la comisión retenida por los banqueros. El montante que debe devolver Egipto en 30 años se eleva a casi cerca de 8 millones de esterlinas si se tiene en cuenta la amortización de capital y el pago de intereses.

Otro ejemplo es el préstamo de 1873: los banqueros emiten títulos egipcios por un valor nominal de 32 millones de libras, y los venden con un descuento del 30%. En consecuencia Egipto solo recibe algo menos de 20 millones de libras. La cantidad a reembolsar en 30 años se eleva a 77 millones de libras, lo que supone un interés real de un 11% más la amortización del capital. Este endurecimiento de la deuda y las tasas de intereses exigidos son imposibles de mantener. Las condiciones financieras impuestas por los banqueros hacen imposible la devolución. Egipto debe endeudarse constantemente a fin de estar en condiciones de continuar los pagos debidos de anteriores deudas.

En 1875, ahogado por los acreedores, Egipto cede al gobierno del Reino Unido su participación en el canal de Suez inaugurado en 1860. El producto de la venta de las 176.602 acciones que Egipto poseía, prácticamente la mitad del capital de la Compañía de Suez, al gobierno británico a finales de noviembre de 1875, sirve para financiar  los vencimientos de la deuda de diciembre de 1875 y de enero de 1876, que eran especialmente gravosos.

Finalmente, pese a los esfuerzos desesperados para financiar la deuda, Egipto se ve abocado a suspender pagos en 1876. En importante subrayar que en el curso de ese mismo año, el imperio otomano, Perú (en la época una de las principales economías de América del Sur) y Uruguay se declaran en suspensión de pagos. Es preciso pues buscar las causas en el plano internacional.

Una crisis bancaria estalló en Nueva York, Francfort, Berlín y Viena en 1873, y afectó progresivamente a la City de Londres. Así, la voluntad de prestar a países periféricos se redujo intensamente. Estos países tenían constantemente la necesidad de endeudarse para poder  reembolsar las deudas anteriores.

Acuerdos tácitos entre Londres, París y Berlín

Los gobiernos de Londres y París, aunque en competencia, se entienden para someter a Egipto a su tutela a través de la Caja de Deuda, que tiene el control sobre una parte de los impuestos y que dirigen representantes del Reino Unido y Francia. Su puesta en marcha es continuada de una reestructuración de la deuda egipcia que satisface a los banqueros, sin reducción de su inversión. La tasa de interés se fijó en un nivel elevado, un 7%, y los vencimientos retrasados a 65 años. Se asegura una renta confortable para los ahorradores europeos, garantizada a la vez por Francia, por Reino Unido y por los ingresos de Egipto, en los que la Caja de la Deuda puede influir.

El Reino Unido, con diferencia la primera potencia europea y mundial, pretende controlar y dominar enteramente un Mediterráneo oriental que gana en importancia, gracias al canal de Suez, acceso directo a la ruta marítima de las Indias británicas y de Asia. Desea marginar a Francia, que ejerce una influencia en Egipto a causa de los bancos y del canal de Suez, cuya construcción fue financiada a través de la Bolsa de París. A fin de que París dejase completamente el espacio a Londres, hacia falta en primer lugar satisfacer los intereses de los banqueros franceses, muy ligados a las autoridades de su país, y ofrecer una compensación en otra parte del Mediterráneo. Ahí intervino un acuerdo tácito entre Londres y París: Egipto volverá al Reino Unido mientras que Túnez pasará a control francés. En 1876-1878, el calendario exacto no está todavía fijado, pero la perspectiva está clara.

El porvenir de Túnez y Egipto no se acuerda solamente entre Francia y Reino Unido. Alemania, que acaba de ser unificada y que es la principal potencia europea junto a Inglaterra, también tiene algo que decir. Otto von Bismarck, el canciller alemán, ha declarado en numerosas ocasiones de conversaciones diplomáticas secretas que no saldría perjudicado de una toma de control de Egipto por Londres y de Túnez por Francia. En contrapartida, Alemania quiere tener vía libre en otras partes del mundo. En resumen, el destino reservado a Egipto y Túnez es un prólogo del reparto de África al que las potencia europeas se dedicaron algunos años mas tarde, durante otra conferencia celebrada en Berlín en 1885.

Bajo dominación británica. En el caso de Egipto y de Túnez, la deuda constituyó el arma más poderosa empleada por las potencia europeas para asegurar su dominación, llevando hasta la sumisión total a países que disfrutaban hasta entonces de una auténtica independencia. La Caja de la  Deuda pública impone a Egipto medidas de austeridad muy impopulares que generaron una rebelión militar; el general Ahmed Orabi defiende posiciones nacionalistas, y resiste a los diktats de las potencias europeas. Inglaterra y Francia aprovechan para enviar un cuerpo expedicionario a Alejandría en 1882. Finalmente el Reino Unido entra en guerra contra el ejército egipcio., ocupa militarmente de manera permanente el país y lo transforma en un protectorado. Bajo dominación británica, el desarrollo de Egipto permanecerá mucho tiempo bloqueado y sometido a los intereses de Londres. Como escribía Rosa Luxemburgo en 1913, “la economía egipcia ha sido deglutida en una muy amplia medida por el capital europeo. Inmensas extensiones de tierras, fuerza de trabajo considerable y una masa de productos transferidos al Estado bajo formas impuestos han sido finalmente transformados en capital europeo, y acumulados”.

La Caja de la Deuda no sería suprimida hasta julio de 1940. El acuerdo impuesto a Egipto por Inglaterra en ese año prolongó la dominación financiera y colonial, y Londres obtuvo la continuidad de los pagos de una deuda que se convirtió en perpetua. Será necesario el derrocamiento de la monarquía egipcia en 1952 por Gamal Abder Nasser, y la nacionalización del canal de Suez el 26 de junio de 1956 para que, durante una quincena de años, Egipto intentara de nuevo un desarrollo parcialmente autónomo.

viernes, 29 de julio de 2016

Un general del Pentágono dirigió el fallido golpe de Estado en Turquía

John F.Campbell, el general golpista
Según el sitio turco de información Yeni Safak (1), el antiguo dirigente de la CIA y actual director del Programa de Oriente Medio del Woodrow Wilson, Henri J. Barkey, uno de los principales diseñadores de la política de Estados Unidos en la región, fue uno de los funcionarios de mayor rango que dirigieron el fallido golpe de Estado en Turquía en la noche del pasado 15 de julio.

Los servicios secretos, el contra-terrorismo y las unidades turcas de policía criminal siguieron a Barkey hasta una reunión con otras 17 personas más, en su mayor parte extranjeras, que se celebró en el Hotel Splendid en la isla Príncipe de Estambul el mismo día del golpe.

Barkey recibió personalmente a los invitados a la entrada del Hotel, al que llegaron en grupos de dos o tres a lo máximo. Según los gerentes del Hotel, se trataba de analistas de política exterior y académicos. La reunión se prolongó hasta la madrugada del día posterior en un salón especial, en el que siguieron a través de la televisión el desarrollo del golpe, que causó 300 muertos y más de 3.000 heridos.

A lo largo de la noche Barkey mantuvo varias conversaciones telefónicas, para lo cual disponía de móviles de última generación, así como ordenadores portátiles cuyas conexiones estaban siendo intervenidas por la inteligencia militar turca. A las 4 de la madrugada fue entrevistado en directo por el canal de televisión CNN International y dos horas después mantuvo otra entrevista con el canal Voice of America, para lo que pidió a los responsables del Hotel que organizaran la infraestrucura necesaria.

Pero Barkey no es la pieza principal del rompecabezas. Para dirigir el golpe sobre el terreno, la CIA creó un equipo con el nombre en clave de “Safari”, dirigido por el general John F. Campbell, antiguo comandante estadounidense de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF).

Aunque formalmente Campbell se retiró de su cargo en marzo de este año, ha estado coordinando los planes secretos de los militares de Estados Unidos en Turquía, así como de los propios oficiales turcos, que se empezaron a perfilar ocho meses antes de la asonada durante reuniones en las que Campbell participó personalmente.

Los golpistas prometieron a Estados Unidos que, en caso de éxito de la asonada, construirían una nueva base militar junto a la frontera con Siria equipada con armamento de última tecnología, superior al existente en la base de Incirlik. Una de las funciones de dicha base sería bloquear los movimientos de la aviación rusa en Siria (2).

El proyecto del general Campbell contemplaba la posibilidad de un fracaso de los golpistas, en cuyo caso la CIA se debería encargar de conducir al país hacia la guerra civil y el caos permanente, lo mismo que en Afganistán, Libia, Siria o Yemen. Las draconianas medidas adoptadas por el gobierno de Erdogan tendrían por objeto impedir esta segunda versión del golpe de Estado.

Los planes de Campbell involucran al Movimiento Gülen así como a los grupos yihadistas que combaten en Siria, cuya reorganización estaba prevista por la CIA.

(1) http://www.yenisafak.com/en/news/cias-clandestine-meeting-in-istanbul-on-coup-night-2499850
(2) http://www.yenisafak.com/en/local-news/turkey-putschists-promised-a-new-military-base-to-the-us-249975

Erdogan escapó al golpe de Estado gracias a Rusia

Resultado de imagen de putin erdoganGracias a comunicaciones interceptadas de la base de la OTAN en Incirlik por lo rusos en su base en Siria, Erdogan se pudo ir con 4 horas de anticipación fuera de Ankara, Erdogan solamente dejo fluir las cosas para poder tener más poder y realizar sus purgas contra elementos que lo quieren ver fuera del poder.

Para Estados Unidos el sultán ya es demasiado estorboso y se quieren deshacer de él, y es que nada puede pasar en el mayor almacén de armas nucleares de fuera de Estados Unidos, sin que Washington sepa o esté implicado. 

El ataque contra el Sultán también viene desde la UE en donde con doble rasero se le paga con millones de euros por los campos de concentración para los refugiados que llegan en hordas a la UE desde Oriente Medio y África, y ahora se le critica y se le condena por la propuesta de restaurar la pena de muerte por ser inhumano, pero lo curioso es que no condenan en nada a los Estados Unidos o a su proveedor de petróleo Arabia Saudita.

Washington quiere fragmentar a su aliado para así derrocarlo rápidamente, pero en la fragmentación creará un grave problema al querer crear el estado Kurdo.

El otro país que ayudó a Erdogan fue Irán, que aunque es Sunni no puede dejar caer a ese país ya que causaría un gran caos en la región y también un Estado Kurdo que amenazaría fragmentar a Teherán también.

Rusia sale ganador con esto porque Erdogan se dio cuenta que sus “aliados” le pueden clavar varios puñales por la espalda. Con la ayuda de información rusa logró salvar la vida, y en agosto viajará a Moscú a negociar el reinicio del Turkish Stream, gasoducto que de materializarse sacará a Ucrania del negocio del transporte de combustible, y con esto Rusia puede convencer a ese país de impedir la creación de una base naval de EEUU en la región y desactivar el cerco militar de la OTAN en uno de sus flancos.


El Movimiento Gülen: un Estado dentro del Estado turco

Erdogan de luna de miel con Gülen
La gente en Turquía habla de ello, uno tiene que prestar atención y hacer muchas preguntas, la mayoría responderá vagamente, pero con insistencia las respuestas empiezan a cobrar sentido. Esto que todos saben pero nadie comenta, bien por miedo o por desconocimiento, es el conocido como Movimiento Gülen, comúnmente llamado en Turquía “Estado Paralelo”.

Es un movimiento socio-religioso que ha encontrado en este país el mejor escenario para desarrollarse y extenderse. Con un 99% de población musulmana y con un secularismo establecido constitucionalmente, el tipo de Islam turco, con sus distintas interpretaciones, difiere de lo que se encuentra en otros lugares y favorece la aparición de este tipo de movimientos.

La cemaat o comunidad, es el resultado de un proyecto desarrollado por un imán, Fethullah Gülen, en la década de los 70. Un movimiento, una comunidad, que posee un poder e influencia más allá de las fronteras turcas. Esto le da una posición que puede ser vista con recelo por otros sectores socio-políticos. Su penetración en la estructura social y estatal lo ha convertido en un ente constantemente presente pero cuya situación, o miembros, nadie es capaz de señalar con exactitud, y menos ahora, cuando se esconden mucho más por miedo a ser encontrados.

Un suelo fértil


Para comprender la relevancia que un movimiento socio-religioso como el del imán Fetullah Gülen ha adquirido, tenemos que ser conscientes de la complejidad en materia religiosa que posee Turquía.

Durante el Imperio Otomano y, en menor medida, con la República, existían cofradías religiosas; estas se agrupaban en torno a los famosos tekkes, donde desarrollaban su actividad y profundizaban en las enseñanzas del Corán. Poseían una tradición muy social y no se centraban únicamente en la religión, si bien es cierto que algunas eran más tradicionales que otras y seguían un estudio más severo de los textos sagrado, pero en general se acababan convirtiendo en una plataforma socio-religiosa.

Con esta base cofrade, no es extraño encontrar que dentro de las fronteras otomanas surgieran distintas formas de interpretación del Islam. Un islam de corte más tradicional, basado en la presencia de doctores encargados de la interpretación de la ley coránica y, en el lado opuesto, unas corrientes islámicas de raíz sufí que tienen su origen en las tradiciones turcomanas de tendencias místicas y mucho más sincréticas. Dentro de este grupo existían multitud de cofradías dirigidas por doctores-filósofos en torno a los que se congregaban las gentes para el estudio de la fe desde un punto de vista mucho más espiritual.

Con la llegada de la república en 1923 y la implantación de un régimen secular en el recién nacido estado turco, toda esta estructura se desmorona. El establecimiento de un secularismo con la consiguiente prohibición del culto del islam, hizo que muchas de las cofradías, al igual que gran cantidad de madrasas, fueran cerradas. La tradición cofrade turca se vio por lo tanto muy perjudicada; la conmoción y la llegada de una modernidad provocaron el surgimiento de nuevos movimientos islámicos que ocuparon la posición social y religiosa de las anteriores cofradías.

De entre estos nuevos movimientos la corriente de interpretación islámica de Said Al-Nursi, un místico musulmán que abogaba por una reforma en la aproximación al islam, influirá definitivamente en Fetullah Gülen. Los principales pilares de su pensamiento son la síntesis entre el islam y la ciencia, la aceptación de la democracia occidental, la mejora de la conciencia islámica fomentando el uso de la razón como camino a la revelación y una aceptación del libre mercado y la educación como medio para la salvación. Para Said al-Nursi la conquista de la modernidad era una confirmación de las enseñanzas coránicas, asumiendo que el islam podía convivir perfectamente en un mundo cambiante.

Tras la muerte de Al-Nursi uno de sus discípulos, Fethullah Gülen, continuó con el proyecto de su maestro, surgiendo el que llegaría a ser uno de los movimientos islámicos más influyentes de la actualidad. Gülen tomó la educación como punto central; entendía que la ignorancia era un atraso para la evolución del islam, ante una realidad dominada por la ciencia, el progreso y la razón, decidió utilizar la educación como medio para ayudar en la difusión de un islam en conformidad con su tiempo.

La entrada en la década de los 80-90 de un neoliberalismo de manos de Turgut Özal, trajo consigo una mayor permisibilidad en materia religiosa. Esto facilitó el que Gülen pudiera abrir centros privados en distintas ciudades, comenzando por Izmir y Estambul y, progresivamente, expandirse por toda la geografía turca.

En estas escuelas se mantenía una enseñanza secular de acuerdo a las leyes estatales, pero de un nivel superior al de la pública. A su vez, desarrollaron una serie de centros de apoyo, las dershanes, que ofrecían apoyo extraescolar. La educación y las escuelas, como hemos mencionado, sigue lo establecido por la ley, sin embargo, en las dershanes se aúna una enseñanza en profundidad de las materias científicas, con un ambiente musulmán tradicional de tendencia espiritual, educando a los alumnos en un islam conservador pero abierto a la hora de convivir con elementos occidentales como son la democracia, el libre mercado o el secularismo. El prototipo de estudiante al que se dirigió este tipo de educación es una de las razones por las que el movimiento ha conseguido tanto poder. Los estudiantes provenían en su mayoría de familias de clase media-baja que habían emigrado desde Anatolia central a las grandes ciudades en busca de un futuro. Los centros Gülen les ayudaron a acceder a la enseñanza universitaria, lo que les granjeó no solo el futuro respaldo de los ex alumnos sino también de sus familias.

El éxito de los centros y universidades gülenistas, dentro y fuera del país, favoreció que los gobiernos los aceptaran al ser percibidos como un buen medio de propagar la imagen de una nueva Turquía. La principal oposición se encontraba en los sectores Kemalistas, bien afianzados en la política y estructura estatal turca. La Cemaat, pese a ser un movimiento apolítico, tuvo que prestar apoyo indirecto a partidos de corte islámico como el AKP de Erdogan capaces de enfrentar al secularismo allí donde sus redes aún no alcanzaban.

Las amistades peligrosas

En la Turquía de los años 90 existían partidos islamistas, en su mayoría influidos por Necmettin Erbakan y casi todos apoyados por cofradías más antiguas y tradicionales como la Naksbandiya. Los gülenistas, al ser relativamente jóvenes, encontraron una oportunidad perfecta de alianza en el AKP con el que compartían una visión similar del islam y ambos estaban influidos por corrientes neoliberales.

La alianza necesitaba un enemigo u objetivo que le diera razón de ser, este lo encontraron en el ejército y las fuerzas seculares turcas. Con la renuncia del gobierno de Erbakan en el 1997 y acciones como el memorándum de 2007 contra el AKP, ideadas por los sectores kemalistas, la alianza cobró sentido, había que reducir el poder de los militares.

El AKP se sirvió de la formación y posición de muchos miembros gülenistas dentro de la administración pública, en el mundo de los negocios y la influencia en el extranjero del movimiento para ganar apoyos en su batalla política. El control de los medios de comunicación por parte de la cemaat fue una herramienta muy útil en su guerra contra los militares. Por otro lado, los gülenistas usaron el poder político del AKP para ir minando a las fuerzas seculares que impedían un desarrollo religioso, mientras mantenían su imagen de movimiento social apolítico.

Pero como todos sabemos, los matrimonios de conveniencia no suelen acabar bien. La tensión llegó a un punto insostenible, una serie de acontecimientos como lo ocurrido en 2012 cuando el jefe del servicio de inteligencia turco Hakan Fidan, fiel apoyo de Erdogan, fue llamado a declarar como parte de una investigación judicial, marcan la ruptura de la alianza y el inicio de una guerra encubierta. Esto fue visto por el gobierno como un intento de golpe de Estado urdido por individuos afines al movimiento Gülen dentro del sistema judicial. Como respuesta, el gobierno inició una serie de reformas educativas centradas en el cierre de escuelas Gülen, en particular las dershanes, y su sustitución por centros gestionados por el Estado. Las acusaciones de corrupción y la propaganda que los medios gülenistas, muy influyentes dentro y fuera de las fronteras turcas, hicieron del tema fueron la respuesta de la cemaat ante el comportamiento autoritario de Erdogan.

Ya sea porque uno tema que el poder de Gülen llegue al punto de terminar con su dominio, o bien porque los gülenistas no acepten el carácter autoritario que el AKP está adquiriendo, la única verdad es que en Turquía se está viviendo una caza de brujas digna de la guerra fría. El gobierno está llevando a cabo traslados de personal por vinculación con el movimiento, cese de cónsules honorarios, presiones a gobiernos extranjeros e incluso ha desembocado en una reducción de la libertad de prensa y cierre de medios.

Desde 2013, cuando más casos de corrupción salpicaron al AKP, el movimiento ha sido definido como grupo terrorista que, operando a través de una estructura paralela dentro de la administración estatal, tiene el fin último de derrocar al gobierno. En 2014 el propio Erdogan afirmó que: “No daremos ni agua a los miembros del Hizmet”.

Un fantasma internacional


Si por algo es conocido el movimiento Gülen es por su carácter transnacional. Una de sus mayores zonas de influencia fuera del territorio turco es la región del Cáucaso y Asia central. Con la caída del bloque soviético las distintas repúblicas fueron abriéndose al neoliberalismo, fomentando los negocios, el comercio y la entrada de entidades privadas. La táctica de Gülen de centrarse en el sector educativo, reduciendo casi al mínimo la connotación islámica, le sirvió para que su proyecto penetrara en estos Estados. La reducción de la presencia del islam en el tipo de enseñanza impartida en estos países, ha hecho que el movimiento pase a ser post-islamista, dejando de lado su característica religiosa para afianzar su posición, evitando que los gobiernos se sientan intimidados. Con los centros educativos la imagen de Turquía se fue expandiendo, en particular en países como Azerbaiyán, Georgia, Tayikistán, Kazajstán y Kirguistán, donde gracias a la red Gülen el gobierno turco ha mejorado sus relaciones político-económicas.

En Europa se han centrado en la integración de los emigrantes turcos en la sociedad de los países de destino a través de sus centros, donde se mezclan jóvenes de los países receptores con emigrantes. De este modo la cemaat no se centra en la religión exclusivamente, al contrario que otras órdenes, sino que fomenta una educación secular y de nivel, promoviendo una imagen de Turquía como un país musulmán moderado y democrático, y ayudando a los jóvenes emigrantes a progresar en sus nuevas sociedades. También se han creado agrupaciones de pequeñas empresas que, bajo la influencia del movimiento, fomentan el comercio de los pequeños empresarios turcos en el extranjero con empresas en Turquía. Un ejemplo de este tipo de cooperativas empresariales es Tuskon.

En Estados Unidos, país donde el propio Gülen reside en su autoimpuesto exilio desde 1999, el movimiento tiene una enorme influencia; no solo con gran cantidad de escuelas, sino que incluso existe un think tank vinculado al movimiento que hace las veces de centro de propaganda gülenista, el conocido como Rethink Institute. En el continente africano, bien es cierto que en menor escala, el movimiento también se ha ido asentando. Han abierto escuelas, universidades y fomentado la ayuda humanitaria, pero les está resultando más complicado por las trabas que el gobierno turco va generando.

Ante la acumulación de poder por parte de Gülen y la consecuente influencia que esto conlleva, el gobierno de Turquía ha comenzado a presionar a estos países mediante un discurso en el que se acusa al movimiento de grupo terrorista con influencias islámicas, cuyo fin último es la expansión e imposición del islam. Este argumento ha tenido algunos frutos y se han cerrado centros y negocios vinculados a la cemaat en países del Cáucaso. El cierre de los centros no es el fruto de las políticas del AKP, sino más bien del temor de estos países a la infiltración de movimientos religiosos islámicos a través de los centros Gülen. Sin embargo, la calidad de la educación y el hecho de que muchos de los actuales altos cargos de las administraciones de estos estados se beneficiaron de su sistema de becas, legitima al movimiento en su carácter formador y pedagógico, lo que no deja de significar que este posea un fuerte poder en distintos países, sobre todo en la cercana región del Cáucaso.

La guerra contra un fantasma


Como hemos visto, la situación en Turquía no es nada sencilla; no tenemos que indagar mucho para darnos cuenta de que el movimiento de Fethullah Gülen tiene acceso a todos los rincones no sólo de la administración estatal, sino también de la esfera económica y política. Por un lado, se puede comprender el temor del gobierno ante un enemigo de estas características, sobre todo si se es consciente del poder que este tipo de comunidades adquieren en una sociedad de tradición sectaria como la turcomana.

Gülen ha diseñado una red de seguidores que, pese a no haber sido directamente influidos por su pensamiento, sí que han estado en contacto con él y, lo más relevante, es que ha sabido centrar su proyecto en una clase baja que no tuvo oportunidad de acceder a la educación en su día. La ayuda que el movimiento ha prestado en la formación de sus hijos le ha granjeado el apoyo de las masas, lo que hace de él un personaje de gran influencia entre un grupo social mayoritario en Turquía.

Aunque, en el lado opuesto, cuando se estudia el movimiento y las acciones de éste, no se llega a estar de acuerdo con el AKP y la política que está llevando a cabo. El caso personal de Gülen y su auto impuesto exilio en Estados Unidos desde 1999, nos muestra el riesgo que el imán corre de ser procesado si regresa, lo que ayuda a comprender que exista miedo a la represión por parte del gobierno turco dentro del movimiento. A su vez, las acusaciones y detenciones que se están realizando no tienen un respaldo legal, convirtiendo todo en una caza de brujas en la que el AKP no para de ver fantasmas por doquier.

Con una influencia como la que tiene el movimiento, no queda claro que puedan acabar con él en un corto-medio plazo; es algo que existe, no se deja ver y que, cuanto más perseguido sea, más en la sombra se moverá pero que no dejará de estar presente. Se alzan voces afirmando que el AKP está progresando en su objetivo y que posee los medios para ocupar la posición que la cemaat prestaba a la sociedad. En el lado opuesto se dice que las redes de Gülen van más allá de lo que el propio Erdogan cree, y que el movimiento Gülen es el único con un poder suficiente como para movilizar a gran parte de la sociedad turca contra el AKP. Quién sabe hacia dónde conducirá esta cacería o cuales son las razones detrás de ella, sólo podemos presumir que será una guerra larga e injusta, y es que no es tan fácil apresar a un fantasma.

Fuente: http://es.abna24.com/cultural/article-day/archive/2016/07/29/768705/story.html

El ejército sirio extermina a los responsables del degollamiento del niño palestino

Anoche fuerzas especiales del ejército sirio, respaldadas por la Brigada Al Quds, compuesta por palestinos que luchan a su lado, lanzaron una operación en el distrito de Shaher, al este del Campo de Refugiados de Handarat, al norte de Alepo.

Las fuerzas sirias y palestinas entraron en el distrito y tomaron algunos bloques de edificios, una operación que ya han ejecutado en ocasuones anteriores, antes de retirarse esta mañana.

Los combatientes de la Brigada de Al Quds ejecutaron una operación especial cerca de la Mezquita de Palestina por la noche, matando a un gran número de yihadistas, incluyendo a un comandante de Nureddin al Zinki, Abu Abdu Saruj.

El propósito de esta operación era vengar la muerte de un niño palestino, Abdulá al Isa, degollado por los terroristas de Al Zinki en el Campo de Refugiados de Handarat. Muchos de los abatidos por la Brigada de Al Quds estuvieron presentes en la escena del dedegollamiento del niño.

Saruj estaba a cargo del grupo que mató al niño palestino de forma brutal. Fue localizado por agentes de la inteligencia siria, seguido y ejecutado en la mencionada operación, que tuvo lugar cinco días después de que otro terrorista que participó en el acto del degollamiento del niño palestino fuera abatido en otra misión del ejército sirio.

Un vídeo publicado la pasada semana por el grupo “moderado” y apoyado por Estados Unidos, Nureddin al Zinki, detuvo, torturó y degolló a un niño palestino de 12 años, al que acusó de cooperar con las fuerzas del ejército sirio. Varios terroristas del grupo estuvieron implicados en el crimen, pero fue Saruj quien dio la orden.

Nureddin al Zinki es una unidad que forma parte del denominado “Ejército Sirio Libre”. Ha recibido apoyo financiero de Estados Unidos y ha utilizado también sus misiles antitanque TOW en el campo de batalla de Alepo.

Fuente: http://spanish.almanar.com.lb/adetails.php?eid=134407&cid=23&fromval=1

Erdogan quiere cerrar las escuelas que la red Gülen tiene en Camboya

Las escuelas de la red Gülen en Camboya, llamadas Zaman International School, tienen más de 2.000 alumnos, de la maternidad a la universidad. Se trata de varios centros elitistas creados a partir de 1997 que suponen una importante fuente de financiación del movimiento Hizmet (“Servicio”), implicado en el fallido golpe de Estado del 15 de julio en Turquía.

Un funcionario de la embajada de Turquía en Pnom Pen ha explicado que han pedido el cierre de los centros educativos de la red por su participación en la intentona de golpe militar. El ministerio camboyano de Asuntos Exteriores asegura que no le ha llegado ninguna petición en tal sentido, por lo que la embajada turca ha publicado la petición expresa en Facebook.

Esta petición demuestra el alcance internacional de la red y el empeño del gobierno turco de proceder a una depuración a fondo, que en el terreno educativo ya ha alcanzado a 1.500 decanos de universidad y 15.000 funcionarios del Monisterio de Educación.

Por su secretismo no se conocen exactamente las ramificaciones del movimiento Gülen, aunque en 2014 algunas fuentes hablaban de 2.000 centros educativos en 140 países distintos, desde Estados Unidos a Asia central pasando por África.

Uno de los centros Hizmet que hay en Francia se fundó en 2009 en la periferia parina, en Villeneuve-Saint-Georges, con un coste de matrícula de 3.700 para alumnos de primaria, 4.700 en la escuela y 5.200 euros en el instituto. Además, los alumnos deben comprar un uniforme, aunque no el velo islámico porque la educación se precia de ser laica.

Desde el año pasado el gobierno de Erdogan viene cerrando los centros educativos de la red Gülen en Turquía con la excusa de que se trata de una situación injusta porque sólo se beneficiaban los hijos de las familias ricas de las grandes ciudades. La medida se ha intensificado después del fallido golpe de Estado de 15 de julio.

El terrorista que estaba orgulloso de ser doblemente ario

Se trata de David Ali Sonboly, el autor de la muerte de nueve personas el 22 de julio en Munich, Alemania, que dio oportunidad a los medios de exponer de nuevo su teoría favorita: que la sicopatología es el motor de la historia. Entonces dijeron que era un loco y ahora dicen todo lo contrario: que es un nazi.

En el momento de la carnicería David Ali Sonboly tenía 18 años y, según asegura el semanario Bild, su avatar en el Whatsapp es una foto del nazi noruego Anders Behring Breivik, condenado por matar a 77 de personas hace unos años. Aprovechó el aniversario para cometer un atentado parecido al de su admirado Breivik.

Sonboly era un confeso admirador de Hitler y consideraba un honor haber nacido el mismo día que él. Nació en Alemania, aunque su familia es de origen iraní. Como tal, su religió originaria es el chiísmo, pero se integró tan perfectamente en Europa que primero se convirtió al cristianismo, se añadió el nombre de “David” y luego se convirtió al hitlerismo, al racismo y demás lacras típicamente europeas.

Como buen europeo odiaba a los turcos y a los árabes, a los que consideraba inferiores a los arios, según relata el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, por lo que no es ninguna casualidad que las víctimas de su atentado no sean europeas, como se ha dicho, sino que también fueron elegidas “ad hoc” para la masacre: turcos, kosovares, griegos y húngaros.

Tenía 300 cartuchos de munición consigo para haber realizado una masacre mucho más indiscriminada, en la que algún europeo podría haber fallecido, pero no se equivocó; tenía olfato racista y su acción fue planificada cuidadosamente. La policía alemana ha hablado de que tendió una “trampa” a sus víctimas a través de sus perfiles en Facebook para atraerlas al lugar.

Mientras les disparaba tuvo un altercado con un viandante al que gritó que él era un “alemán nacido en Alemania” e insultaba a los “turcos de mierda”.

Cuando el yihadismo falla, la sicopatología ocupa su lugar para disimular que los atentados que se vienen cometiendo en Europa proceden de desequilibros políticos más que de desequilibrios emocionales. La policía alemana tampoco ha encontrado ningún vínculo entre Sonboly y el Califato Islámico. Por el contrario, el jefe de policía de Munich, Hubertus Andra, ha dicho que el vínculo “evidente” es con el noruego Breivik, es decir, con el fascismo y el racismo.

El FBI paga a los musulmanes para que cometan atentados

Así lo asegura Human Rights Watch en un informe publicado el 21 de julio: el FBI estimula con dinero a los musulmanes estadounidenses a cometer atentados para legitimar las leyes antiterroristas aprobadas desde el 11 de setiembre de 2001.

La ONG ha elaborado su informe en colaboración con el Instituto de Derecho de la Universidad de Columbia, cuyos extractos ha publicado el diario francés L’Express. Dicho informe habla de “promoción de los atentados” por parte del FBI y, en algunos casos, de la entrega de dinero a los autores de los mismos para que los cometan.

El impulso de los atentados terroristas por parte del FBI, que no es ninguna novedad, se intensificó como consecuencia de las operaciones de seguimiento de los musulmanes que constaban en sus archivos.

Con la provocación la policía federal estdounidense busca incrementar el número de detenciones para justificar así las leyes antiterroristas y demostrar la eficacia que se obtiene gracias a la anulación de las libertades constitucionales.

En lo que califica como “una ilusión de justicia”, Human Rights Watch considera que el FBI sostiene la teoría de que los musulmanes son “terroristas potenciales” y la intervención de algunos de ellos en los atentados es la mejor demostración de que la policía nunca se equivoca en su diagnóstico.

Luego es tarea de la televisión centrar la atención del público en las conexiones de los autores con Al-Qaeda, eliminando cualquier rereferencia a que sus únicos contactos son con el FBI, que es quien pone todos los medios y el dinero.

El informe analiza 500 operaciones (terroristas y antiterroristas) del FBI en las que han participado musulmanes de Estados Unidos, cuyo único fundamento ha sido la pertenencia religiosa o étnica de las personas acusadas.

En un 30 por ciento de los casos el informe califica la intervención del FBI en los atentados como preponderante. Según Andrea Prasow, una de las autoras del informe, la intervención del FBI en los atentados es tan relevante que ninguno de los autores directos de ellos los hubiera cometido sin la previa instigación policial.

La investigación enumera casos concretos, como el de Rezwan Ferdaus, un joven de 27 años condenado por pretender atacar al Pentágono y al Congreso con mini-drones cargados de explosivos. El plan fue elaborado al detalle por un policía infiltrado que ha llevado al acusado a cumplir 17 años de cárcel. (Naturalmente el infiltrado no ha sido condenado.)