martes, 26 de julio de 2016

El cementerio de los traidores

No puede haber nada peor que ningún cementerio quiera dar sepultura a un difunto. Es lo que está ocurriendo en Ankara, según una noticia que publica el diario turco Hurriyet: nadie quiere que sus difuntos reposen junto a los golpistas fallecidos y, por lo tanto, ningún cementerio quiere acoger los cadáveres.

De ahí que el alcalde de Estambul, Kadir Topbaş, esté buscando un terreno para construir un nuevo cementerio, que ya tiene nombre: el cementerio de los traidores, que albergará a quienes murieron en el golpe de Estado y, en su caso, a aquellos a los que se les aplique la pena capital.

No habrá descanso, ni eterno ni temporal, para tales restos que ni siquiera han podido disfrutar de un funeral religioso.

Por cierto, ya que hablamos de traiciones... Wikileaks acaba de publicar la primera parte de una serie de 300.000 correos electrónicos internos del AKP, el partido islamista que dirige Erdogan, que están fechados de 2010 hasta una semana antes del golpe.

En un comunicado Wikileaks dice que la fuente de dichos mensajes no está conectada, de ninguna manera, a quienes están detrás de la tentativa de golpe de Estado en Turquía, o a un partido rival o al Estado.

Wikileaks calcula que antes de terminar el año podrá publicar los documentos, aunque cambiará la fecha de la difusión en función de la represión del gobierno sobre quienes están acusados de participar en el golpe.

Los correos que se han publicado versan sobre asuntos de interés público, dejando al margen aspectos organizativos internos, según dice Wikileaks en su comunicado.

Antes de la publicación Wikileaks sufrió un ciberataque, posiblemente para tratar de impedirlo, aunque afirman que no conocen el origen del mismo. No obstante, apuntan hacia “una facción del poder del Estado turco o sus aliados. Venceremos y publicaremos”, concluyen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada