domingo, 20 de mayo de 2018

En la Wikipedia la manipulación la lleva a cabo un robot infomático

Wales y Garvey, la boda de la manipulación
La Wikipedia es una gran iniciativa, una de las mejores de internet, heredera de los viejos sueños de la Enciclopedia del gran D’Alembert y los materialistas franceses finales del siglo XVIII.

Todo sería muy bonito si la Wikipedia no estuviera manipulada. Cualquiera no puede escribir o modificar una entrada, por falsa que sea. Muchos colaboradores que intentan corregir algunas de las descarados manipulaciones han tenido que desistir, por lo que la Wikipedia se ha convertido en una de las fuentes menos fiables de cultura general en internet.

En 2012, durante una ceremonia Londres a la que asistieron numerosos políticos reaccionarios, el director de la Wikipedia, Jimmy Wales, se casó con Kate Garvey, la secretaria privada de Tony Blair, que también estuvo presente en la ceremonia. A Garvey su propio marido la considera como “la mujer mejor conectada de Londres”.

Tras pasar por Downing Street, Garvey trabajó para la Tony Blair Faith Foundation, la Reina Rania de Jordania y Bono, el cantante de U2, entre otros. Luego fundó Project Everyone, una de esas ONG dedicadas a la beneficencia (“desarrollo sostenible”) que incluye entre sus socios a la Fundación Bill y Melinda Gates.

Garvey había sido administradora de una importante empresa de relaciones públicas, Freud Communications, fundada en 1985 por Matthew Freud, un bisnieto del conocido psicoanalista.

Es necesario recordar que en la familia Freud hay otro miembro, Edward Bernays, que está considerado como “el creador de las relaciones públicas”, es decir, de la manipulación propagandística.

Tras la Segunda Guerra Mundial, Bernays utilizó el término “relaciones públicas” para sustituir a la palabra “propaganda” que había adquirido connotaciones de manipulación masiva, en la que él era un experto. Por lo tanto, ambos nombres son sinónimos.

Freud es un intoxicador, un especialista en comunicación publicitaria aplicada a la política y al periodismo. En su documental “The Ego Century”, el director de la BBC Adam Curtis considera a Matthew Freud como “una estrella en la nueva cultura de relaciones públicas y marketing en política, negocios y periodismo dedicada durante los años de Clinton-Blair”.

La institucionalización de la censura

En la Wikipedia la censura está institucionalizada y mecanizada informáticamente. Entre otros, la llevan a cabo bajo la apariencia de un sujeto llamado “Philip Cross”, que se dedica a perseguir a los que introducen textos contra las guerras imperialistas, o a favor de los palestinos o contra Israel o proclive a la desaparecida Unión Soviética.

Un político británico, George Galloway, ofreció públicamente 1.000 libras esterlinas a cualquiera que pudiera darle alguna indicación de la identidad de ese censor, que no parece ser un personaje individual, como hace creer, sino todo un equipo de profesionales de la intoxicación.

La respuesta no se hizo esperar y el tal “Philip Cross” desapareció de la Wikipedia, afirmando en su cuenta falsa de Twitter (@philipcross63) que habían puesto precio a su cabeza. Ahora figura como colaborador “inactivo” pero no “prohibido” por Wikipedia y, además, eliminó su cuenta de Twitter e inmediatamente abrió otra bajo el nombre de “Julian” (@Wikipedianhidin) y se lanzó a escribir una serie de mensajes disparatados.

Su comportamiento en Twitter corrobora lo que sugerían sus modificaciones obsesivas de las entradas de Wikipedia.

En los 15 años que estuvo activo en la Wikipedia, el tal “Cross” realizó un promedio de 175 modificaciones diarias de diversas entradas, lo cual es notoriamente excesivo para una persona individual.

Todo parece indicar que no tal sujeto no existe y que la censura la lleva a cabo un robot informático. Las correcciones se hacen tanto a altas horas de la madrugada, como en días festivos tan señalados, como la Navidad.

https://wikipedia.fivefilters.org/

Estados Unidos rompe el acuerdo nuclear con Irán por motivos puramente económicos

Tras la revolución iraní de 1978-1979, Jimmy Carter congeló los activos de Irán en Estados Unidos. Desde entonces, Estados Unidos mantiene entre 100.000 y 120.000 millones de dólares en activos iraníes, que desde entonces han generado rentas e intereses.

El acuerdo nuclear de 2015 estipulaba el levantamiento de las sanciones contra Irán, por lo que Washington hizo todo lo posible para deshacerse de esos activos, que deberían haberse devuelto a los iraníes, a menos que Estados Unidos se retirara del acuerdo, que es lo que acaba de ocurrir.

Blanco y en botella. En Washington aseguran que no firman el acuerdo porque Irán trata de fabricar una bomba nuclear, pero los inspectores internacionales no han encontrado ninguna evidencia de ello, por más que se han afanado en buscarla. Lo que han encontrado es todo lo contrario. Lo demás es alpiste para consumo de las ruedas de prensa.

Los activos iraníes embargados están en dólares estadounidenses. Lo primero que harán los iraníes cuado recuperen el botín, es cambiar de moneda porque la legislación iraní prohíbe el dólar. Los estadounidenses les han suplicado que no lo hagan, pero les han respondido que están obligados a ello por ley.

Una liquidación repentina de dólares de esa magnitud excavado un agujero irreparable en el imperio del dólar, que depende de su capacidad para vender grandes cantidades de bonos del Tesoro estadounidense en el mercado internacional.

Además, la liquidación llega en un momento en que Estados Unidos necesita urgentemente compradores extranjeros de su deuda. Pero la demanda es reducida y la liquidez entre los grandes compradores de deuda estadounidense se encuentra en su mínimo histórico. Eso habría sido suficiente para provocarle un apuro al dólar, con todo el mundo vendiendo sus bonos del Tesoro, lo que podría llevar al colapso de un sistema que permite a Estados Unidos forzar al mundo entero a recomprar continuamente su deuda.

La decisión de Trump de retirarse del acuerdo nuclear es un intento de retrasar lo inevitable. Estados Unidos está ganando tiempo. Es un movimiento que huele a miedo y desesperación. Ahora nadie querrá negociar un acuerdo con unos estadounidenses que son incapaces de respetar.

Por otra parte, Irán no se verá muy afectado por ello. Están acostumbrados. Llevan 40 años viviendo bajo el imperio de los embargos y las sanciones económicas.

Los precios del petróleo están subiendo. Gracias a ello en Estados Unidos las empresas de fractura hidráulica opdrán empezar a pagar su enorme deuda.

Es una gran noticia para el Banco Central ruso. El petróleo le proporciona un flujo masivo de ingresos fiscales que podrá financiar el ambicioso plan de seis años de Putin.

En todo el mundo los tenedores de deuda de Estados Unidos, como China, tendrán la oportunidad de desdolarizarse gradualmente, en lugar de hacerlo repentina y catastróficamente. Ahora lo que están haciendo es negociar intercambios de divisas entre ellos para evitar el pago en dólares. Esos acuerdos los protegen de las desgracias de la divisa americana, cuando el sistema piramidal de la deuda estadounidense se derrumbe finalmente.

Estados Unidos no tendrá tanta suerte: cuando los bonos del Tesoro caigan en picado, la capacidad de gasto del gobierno de Estados Unidos se esfumará, los 1,3 billones de dólares en circulación en todo el mundo (en su mayoría en forma de billetes de 100 dólares que los estadounidenses rara vez ven) regresarán. Los compradores extranjeros, armados con toneladas de billetes de 100 dólares, viajarán a Estados Unidos para comprar todos los activos negociables.

La otra cara de la moneda es lo que tenemos delante de los ojos: Estados Unidos ha bombardeado a todos aquellos países (Irak, Libia) que han intentado abandonar el imperio del dólar. Ahora le toca el turno a Irán y la bomba nuclear no es más que un pretexto vacío absolutamente de contenido.

http://cluborlov.blogspot.fr/2018/05/the-us-pulled-out-of-iran-nuclear-deal.html

sábado, 19 de mayo de 2018

Los Skripal han salido del hospital sin que viéramos a los reporteros acercarnos sus primeros planos

El viernes salió del hospital Serguei Skripal con mucho más sigilo del que entró. El 11 de abril le tocó el turno as Julia Skripal y ocurrió lo mismo: nadie nos transmitió sus primeras palabras. El 22 de marzo salió Nick Bailey, el policía también afectado por el “horrible ataque tóxico”. Tampoco hubo declaraciones.

Una vez lanzada, la campaña se intoxicación debía parar porque la comedia Skripal-Novichok ha sido como la del Superagente 86: no daba para más.

Esperábamos escuchar el relato de lo sucedido y nos imaginábamos al malvado espía del KGB-Kaos acercandose subrepticiamente a la pareja en el centro comercial de Salisbyury, haciéndose pasar por un inofensivo vendedor de helados para suministrarles el veneno mortal que debió acabar con vida de manera fulminante...

... Pero no pasó nada porque el veneno no era tan venenoso, ni las consecuencias tan letales, ni el vendedor de helados era ruso, ni... Nada de nada. Por no tener no tenemos ni declaraciones de primera mano de los afectados.

Al salir del hospital, el consulado ruso en Londres se dirigió a Julia por si necesitaba algo. ¡Qué estupidez! Lo que necesita Julia es alejarse de ellos, del KGB-Kaos, los malos, para pedir protección a los buenos, a Scotland Yard, que la han llevado a un “lugar seguro”, no vaya a ser que los ataques tóxicos se reproduzcan.

¿O ha sido para escapar de las preguntas indiscretas de algún reportero?

La bufonada ha servido de acicate para la mayor oleada de expulsiones de diplomáticos que ha conocido la historia. Al imperialismo le interesa tensar la cuerda y no escatiman en orquestar un montaje detrás de otro.

Señor Klein: a todo cerdo le llega su San Martín

Estamos en 1942, en plena ocupación de Francia por los nazis. Robert Klein es un marchante de arte que compra obras maestras a precios de ganga a los judíos que intentan huir de la deportación.

En medio de la guerra, del terror y de la persecución, Klein vive muy confortablemente y sólo tiene que preocuparse por sí mismo, por vivir cada dia mejor.

Pero una mañana aparece en la puerta de su casa un periódico destinado a los judíos marcados con la estrella amarilla y Klein descubre un homónimo que perturba su buena vida porque, además de judío, el otro señor Klein es miembro de la resistencia antifascista.

Klein hace lo que haría cualquier buen ciudadano: lo denuncia a la policía, e incluso va más allá; asume las funciones de policía y se pone a buscar al “otro señor Klein” para sacudirse el problema de encima y mostrarle a la policía que es un colaboracionista de corazón.

Sin embargo, el denunciante acaba siendo el denunciado. La Gestapo y la policía empiezan a seguirle los pasos. ¿Quién se se esconde bajo ese tal señor Klein que denuncia a otro señor Klein?

Así comienza la película que Joseph Losey dirigió en 1976. Hay una mujer desnuda que tapa sus tetas ante un médico que debe diagnosticar su “grado de judaísmo”. En realidad no es un médico sino más bien un veterinario, uno de esos “científicos” de mirada fría y aséptica que tiene que justificar la deportación y, finalmente, la muerte. Sin motivos personales, ni morales, ni políticos, ni ideológicos... Pura y exclusivamente científico-médicos.

Es una película sobre la indiferencia humana ante el sufrimiento ajeno... que finalmente no resulta ser tan ajeno. Podía ser el tan repetido poema de Brecht, pero tras la cámara está Losey, director de otra película inquietante, “El sirviente”, donde los papeles se invierten al más puro estilo hegeliano: el esclavo acaba haciéndose el amo (y a la inversa).

En lugar de “Señor Klein”, en España la película la hubieran titulado “A todo cerdo le llega su San Martín”, pero en otros lares son más elegantes. Los cerdos se caracterizan precisamente por revolcarse en medio de la porquería, que es la nota diferencial de las sociedades capitalistas en donde, como el “Señor Klein” todos creen que la cosa no va con ellos. Primero fueron los terroristas, luego los catalanes, ahora los raperos...

La película es también una reflexión sobre la identidad, sobre lo que somos y lo que creemos ser. A cada paso debemos preguntarnos si somos judíos, terroristas o raperos. Es un debate a medio camino entre la sociedad y la biología, un tema bastante antiguo ya sobre el que se ha escrito una numerosa basura seudocientífica por parte de unos (sociólogos) y otros (biólogos).

El marchante integrado, estandarte del burgués, acaba marginado y desintegrado, algo coherente con una sociedad, como la francesa de 1942 que, lo mismo que la actual, está dominada por la sospecha, la delación, la intriga... En fin, una cloaca en la que sólo pueden vivir los cerdos.

Son sociedades en las que impera la policía, que es la que detiene a Klein en París cuando se estaba buscando a sí mismo. Le sorprenden en compañía de los mismos judíos de los que se había aprovechado antes y todos ellos acaban en los trenes que conducen a Auschwitz.

Los guionistas de la película, entre los que estaba el griego Costa Gavras, tomaron el nombre de Klein de un personaje real, entrevistado por Marcel Ophüls, para su excelente y polémico documental de 1969 “Le Chagrin et La Pitié” acerca de un tabú francés: la colaboración de la población con los ocupantes nazis, el mismo argumento que la película “Lacombe Lucien” de Louis Malle reprodujo en 1974.

Aquel personaje se llamaba Marius Klein. Era un comerciante alsaciano que, para evitar ser confundido con un judío a causa de su apellido, publicó anuncios en la prensa, dejando muy claro que era francés de pura cepa, aceptando así, sin cuestionar en absoluto, la ocupción nazi.

Todo tiene un por qué; hasta las películas se cuecen en las peores pesadillas y conducen a otras pesadillas aún peores. Losey fue un cineasta estadounidense que se refugió en Europa a causa de la Caza de Brujas en Hollywood. Huyó de una pocilga para retratar otra.

El destino de todos los Klein es Auschwitz. “Quién soy yo para vivir bien”, es la pregunta con la que acaba la película.

Histórica victoria de la huelga de los trabajadores de la construcción de Panamá

Ayer acabó la huelga más larga de Panamá en lo que va de siglo con una clamorosa victoria de los 90.000 trabajadores de la construcción. La dirección del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs) y de la Cámara Panameña de la Construcción (Capac) firmaron el Convenio Colectivo que estará vigente desde este año a 2021.

El aumento salarial para los próximos cuatro años es de un 44 por ciento para los trabajadores de grandes obras, 14 por ciento para empresas privadas y el 18 en empresas públicas.

En la mesa de negociaciones la patronal sólo se había mostrado dispuesta a un aumento salarial del 0,5 por ciento anual.

El ministro de Trabajo, Luis Ernesto Carles, quien fungió como mediador, afirmó que la firma del acuerdo es por 4 años a partir del 1 de julio del 2018 empezarán a regir los primeros salarios, poniendo fin a la huelga.

Panamá es una locomotora para el sector de la construcción en todo Centroamérica, por lo que esta huelga, que ha durado exactamente un mes, ha tenido un enorme repercusión en toda la región, tanto para el movimiento obrero, como para los capitalistas.

La protesta de los obreros ha provocado la paralización de 266 proyectos en construcción en todo el país, lo que preocupó al gobierno, quien comunicó que la suspensión de los trabajos ponía en riesgo la culminación a tiempo de obras como la Línea 2 del Metro de Panamá y la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de Tocumen.

En Panamá los salarios de los trabajadores de la construcción superan a la mayoría de los vecinos de la región. Oscilan notablemente, aunque la mayor parte de ellos está ligeramente por encima de los 700 dólares mensuales.

viernes, 18 de mayo de 2018

Jruschov y los revisionistas soviéticos asesinaron a Stalin por encargo del imperialismo británico

¿Hay algo que sepamos sobre Stalin que sea cierto o, al menos, verosímil? Recientemente Russia Insider ha entrevistado a Mijail Poltoranin, que en tiempos de Yeltsin fue responsable del Comité Gubernamental para la desclasificación de los archivos del KGB y Viceprimer Ministro. Sus explicaciones resultarían sorprendentes si creyéramos que algo de lo que nos han contado los imperialistas y sus socios revisionistas es verdad:

- Usted era el jefe del Comité de Desclasificación de Archivos del KGB. Díganos, ¿es cierto que las fuerzas aéreas estadounidenses bombardearon bases soviéticas en el Lejano Oriente en la década de 1950?

- Sí, es verdad.

- ¿Y lo ocultamos del resto del mundo?

- Hemos escondido muchas cosas. De hecho, vivimos en una niebla de mito histórico...

- Pero usted ha visto los documentos, por lo que vamos a tratar de disipar algunos de estos mitos: ¿qué bombardearon y cuándo?

- Su grupo de cazas bombardeó nuestras bases navales...

- ¿En qué año?

- Era octubre de 1950 y un grupo de F80s atacaron nuestras bases navales.

- ¿Cuántos eran?

- Cuatro aviones de combate. Bombardearon cinco de nuestras bases...

- ¿Dónde estaban ubicadas estas bases?

- A 30 kilómetros de Vladivostok. Destruyeron 103 aviones.

- Ciento tres?

- Sí, ciento tres.

- ¿Los americanos destruyeron 103 de nuestros aviones en nuestro territorio cuando no había guerra?

- Sí, en 1950.

- ¿Cuál fue la reacción de Stalin?

- Esto tiene que ver con la razón por la que mataron a Stalin...

- ¿Cómo que “mataron a Stalin”?

- Eso es exactamente lo que quiero decir.

- ¿Fue envenenado Stalin?

- Sí

- ¿Está usted haciendo una declaración oficial como jefe del comité de desclasificación de los archivos de la KGB bajo Yeltsin?

- Sí

- ¿José Stalin fue envenenado?

- En 1981 el estadounidense Stuart Cahan, sobrino de Lazar Kaganovich, estrecho colaborador de Stalin, visitó a Lazar en Rusia... Lazar le describió cómo fue asesinado Stalin....

La sobrina de Lazar, Rosa Kaganovich, era médico del Kremlin. A Stalin le dieron una pastilla. El equivalente actual sería la pastilla trombo ASS, un fármaco anticoagulante diseñado para prevenir la coagulación de la sangre. Pero cuando cambias la composición, se convierte en veneno. Como el veneno para las ratas.

Es lo que el propio Kaganovich le dijo a Cahan.

- Entonces, ¿quién mató a Stalin?

- Escuche... Yo no me creí eso. Hubo declaraciones de varios dirigentes. Estaba [el albanés] Enver Hoxha, cuando [el estadista soviético] Mikoyan fue a la reunión, visitó a Hoxha en un congreso. Hizo una declaración en la que dijo que los dirigentes de la URSS eran “conspiradores cínicos”.

Los amigos de Mikoyan viajaban por el mundo y alardeaban de cómo [supuestamente] mataron a Stalin. Entonces fui a comprobar por mí mismo lo que realmente pasó...

- ¿A los mismos archivos?

- Sí, a los materiales mismos... ¿Qué se nos oculta? Lo que se nos oculta es que Stalin fue envenenado. Que era una operación especial, que había sido preparada durante mucho tiempo.

Para entonces, las personas del estrecho círculo de Stalin ya habían sido secuestradas: Poskrebysheb [secretario de Stalin], Vlasik [jefe de seguridad], el comandante del Kremlin [Kosynkin] murió extrañamente.

Esta gente era muy cercana a Stalin

Entonces [Lavrenti] Beria nombró a un nuevo jefe de la clínica del Kremlin, como responsable de todos los medicamentos.

En febrero de 1953 Stalin comenzó a sentirse mal en su casa de vacaciones. Tal vez procedió de un vaso de agua donde solía mojarse el dedo cuando pasaba las páginas -leía mucho- tal vez fue así... No sabemos...

Pero sabemos lo que mostraron las muestras de sangre y orina. Bueno, primero, había hipertrofia del hígado, lo que muestra toxicidad. Sus glóbulos blancos eran cuatro veces la norma. Son los glóbulos blancos los que combaten las toxinas.

Tenía vómitos con sangre, y su piel era de color rosa brillante con manchas oscuras bajo los brazos, etc.

- ¿Era cianuro? ¿Qué medicación le dieron?

- Revisamos su diario médico. Todas las pruebas estaban ahí. Era un hombre sano. Tenía hipertensión leve en la primera etapa y reumatismo en las rodillas.

- ¿Y nada más?

- Nada más...

- Pero esos síntomas están documentados, aunque no se ha llegado a la conclusión de que haya sido envenenado...

- Había una persona, el profesor Rusakov, que realizó el examen anatomopatológico del cuerpo de Stalin, y escribió un informe para el nuevo jefe de la clínica del Kremlin. El nuevo que Beria había llamado...

Escribió que Stalin había sido envenenado. Envenenado con cianuro, ácido cianhídrico. Todos los síntomas lo indicaron, y después de examinar su cadáver, sus vías respiratorias y sus membranas mucosas fueron dañadas en algunos lugares por el ácido cianhídrico.

Tres días después del informe, esta persona murió.

- ¿El profesor Ruskov?

- Sí. Pero no sólo murió, su casa fue registrada y todos los documentos fueron destruidos. No fue suficiente porque, aunque la mayoría de sus documentos sobre Stalin fueron destruidos, Rusakov tenía otra copia del informe.

- ¿Así que una copia fue dejada intacta en otra parte? ¿Y lo tenías en tus manos?

- Sí, lo leí con mis propios ojos. Aquí está...

- Entonces la pregunta es: ¿por qué envenenaron a Stalin?, ¿qué clase de acto es ese? Empecé a buscar informes en el cuartel general de los servicios de inteligencia...

Tenemos el mito de que la URSS no sabía que estallaría la [Segunda] Guerra [Mundial]. Por eso mencionamos a Richard Sorge [agente soviético que trabajaba como periodista encubierto alemán]. Fue Richard Sorge quien dijo que Alemania atacaría a la URSS el 22 de junio [de 1941].

Revisé los informes de nuestros agentes de marzo a abril... ¡Oh, Dios mío! Dijo todo lo que necesitaba saber.

Hitler quería comenzar la guerra en mayo, pero Dinamarca y Bélgica habían tenido una mala cosecha agrícola. Hitler dijo “Déjalos terminar el trabajo en los campos de la URSS y luego comenzaremos nuestra ofensiva”.

- ¡Deja que lo cultiven que luego nos lo comeremos!

- Sí, por supuesto, fue en su propio interés.

Me impresionó mucho el trabajo de nuestro informante sobre la aviación. Lo describió todo: qué ciudades serían atacadas primero, con qué fuerzas... Además, incluso mencionó a quiénes nombrarían “Gauleiters” [jefes de distrito bajo la ocupación nazi].

En Kiev, Minsk, incluso Moscú...

- ¡Nuestra información funcionó bien! ¿Había también agentes alemanes en la URSS en 1941?

Puedo decir que era muy difícil ser un agente extranjero [en la URSS] en la época de Stalin.

- ¿Difícil?

- Muy difícil...

- No hace mucho tiempo, surgió la teoría de que las poderosas fuerzas occidentales fueron el origen de la muerte de Stalin.

- Es cierto que la victoria de la URSS sobre la Alemania fascista elevó la autoridad del Estado [soviético] en el mundo a niveles sin precedentes.

Los partidos comunistas lograron una influencia muy amplia no sólo en los países del campo socialista, sino en Europa en general.

Italia y Francia tenían muy buenos sentimientos hacia la URSS. No fue tan bien con la “trastienda del escenario mundial” que desencadenó la guerra...

¿Cómo corregir la situación? Lo más sencillo es secuestrar al dirigente de los vencedores. Para ello tuvieron que nombrar a Winston Churchill como Primer Ministro por segunda vez, conocido por su antipatía hacia Stalin.

- Dos semanas después de la muerte de Stalin, Winston Churchill fue nombrado Caballero de la Orden de la Liga [según el historiador Nikolai Starikov].

- Creemos que Churchill es uno de los vencedores de la Segunda Guerra Mundial. Pero en mayo de 1945, en lugar de honores, fue destituido de su cargo después de perder las elecciones aparentemente. No recibió honores por parte del gobierno.

- Porque no se los había merecido. Según el plan previsto por la trastienda del escenario mundial” y Gran Bretaña, la guerra iba a llevar a la destrucción de la URSS y luego a la destrucción de la propia Alemania, conduciendo a una configuración totalmente diferente del poder político en el escenario mundial.

- Nuestros tanques en Berlín no coincidían con el plan de los amigos británicos. Así que nos encontramos con un Primer Ministro británico bajo cuyo mandato la URSS había ganado la mitad de Europa. No podía ser popular entre la élite británica.

- Churchill se ganó el respeto mucho más tarde. Unos años más tarde, su partido ganó las elecciones y volvió a ser Primer Ministro, la “segunda etapa” de Churchill.

Su principal tarea era corregir su error. ¿Cuál fue el error de Churchill? Era la Unión Soviética de Stalin. ¿Cómo se puede arreglar? Matando al dirigente que mueve su país en la dirección correcta y no es posible detenerlo mientras José Stalin esté al mando.

Estoy absolutamente seguro de que el golpe, cuyo objetivo era el asesinato de Stalin, se basó en ciertas fuerzas internas, entre las que se encontraba Kruschev. Pero al mismo tiempo, esto se hizo con la intervención de potencias extranjeras, y muy probablemente con el MI6 de la inteligencia británica.

https://russia-insider.com/en/churchill-had-stalin-killed-us-bombed-russian-far-east-50s-top-russian-official-video-mikhail

Detenidos 60 francotiradores franceses por el ejército regular sirio

El ejército está en todas partes, menos en Francia
El 1 de mayo un convoy compuesto por 20 vehículos blancos con 60 soldados franceses cruzaron la frontera entre el Irak y Siria para reunirse con un grupo de kurdos de las FDS (Fuerzas Democráticas Sirias) que debían escoltarlos por territorio sirio.

Al salir de Irak, los soldados franceses y kurdos se desplazaron juntos a Qamichli, una ciudad controlada conjuntamente por los kurdos y el ejército regular sirio.

Luego se trasladaron a la ciudad de Al-Malikiyah, donde ambos grupos se separaron, continuando los franceses por su cuenta.

En la región de Hassakah se despistaron y, en lugar de pasar por el puesto de control de los kurdos, se dirigieron directamente al puesto de control del ejército regular sirio, al que se rindieron sin oponer ninguna resistencia.

Al registrar los vehículos, los soldados sirios descubrieron rifles de francotirador, miras nocturnas y diversas armas de guerra, un arsenal impropio de unos meros “asesores militares”, que es lo máximo que hasta ahora ha reconocido el Ministerio de Defensa francés.

En el interrogatorio los francotiradores franceses admiten que pretendían dirigirse hacia el centro de Siria, a Hassakah y luego penetrar aún más profundamente hacia Deir Ezzor, la zona ocupada por los estadounidenses, que tienen una desafortunada tendencia a disparar contra las tropas del ejército regular sirio si se atreven a acercarse demasiado al territorio bajo su control.

Ante la detención de sus protectores, los kurdos intervinieron para negociar su liberación.

La prensa francesa no ha mencionado el incidente y el gobierno sigue sin dar explicaciones. Siguen hablando de una “cierta” presencia de fuerzas especiales francesas que tiene por objeto “asesorar a las FDS en su lucha contra el Califato Islámico”. Pero nunca han precisado el alcance, el objetivo de la misión o su despliegue.

En marzo Macron dijo que -por alguna extraña razón- se sienten moralmente obligados a ayudar a los kurdos. ¿Contra quién? Antes se referían a los yihadistas y ahora los han cambiado por los turcos.

Naturalmente, la Asamblea francesa, el oráculo de la democracia moderna, no pinta nada en toda esta historia... a diferencia de Rusia. Para enviar a las tropas a Siria, en setiembre de 2015 Putin tuvo que obtener el apoyo del Parlamento.

jueves, 17 de mayo de 2018

España ya no es un Estado homologado en Europa

Lo de que en algún momento de su recorrido, que nadie ha sido capaz de concretar, España dejó de ser un Estado fascista se basó, entre otros argumentos, en que era homologable a cualquier otro de Europa, donde también hay cárceles, jueces, policías, represión...

Ahora las cosas parecen de otra manera. Allende los Pirineos se quejan cada día de que las torturas no se investigan. No se sorprenden de que sigan siendo una práctica habitual en las comisarías, sino de que tampoco nadie se tome la molestia de investigarlas siquiera. ¿Para qué, si luego el gobierno va a indultar a los torturadores?

Dentro de muy poco los europeos se habituarán también al espectáculo de que este es un país donde los jueces no ocultan su pretensión de encarcelar a los raperos por cantar y a los tuiteros por escribir.

Otra escena ya habitual en Europa es el reconocimiento de que, además de presos políticos, haya también exiliados, un escenario que creían propio de los remotos tiempos de “la dictadura”.

En Bélgica, Alemania, Suiza y Escocia los jueces reciben las comunicaciones de sus colegas españoles con verdadero estupor. En Suiza quieren evitarles el ridículo y les han advertido de que no se empeñen porque no van a conceder ninguna extradición.

La juez Lamela envió a Bruselas un requerimiento contra Puigdemont en el que no faltaba casi ningún delito de los muchos que hay en el Código Penal, incluidos los de corrupción, y luego tuvo que dar marcha atrás porque se los acababa de inventar.

La fiscalía belga le advirtió al juez Llarena de que su orden europea de detención tenía defectos de forma y el magistrado del Tribunal Supremo, al que le sobra la chulería, le respondió diciendo que no pensaba corregirlos.

Ya no es sólo cosa del gobierno. Los tribunales españoles también están haciendo el ridículo en Europa sobre todo porque, además, de la entrega de los exiliados políticos, lo que están pidiendo es que los detengan y los metan en prisión.

Aquí nos hemos llegado a creer que todos los jueces son como los de la Audiencia Nacional, capaces de tener a unos jóvenes durante un año y medio en prisión preventiva por una pelea en el bar. En otras partes del mundo los jueces aún se lo piensan un poco antes de enviar a nadie a la cárcel.

Es ahora cuando, incluso aquí, más de uno se da cuenta de los “juicios” que durante 40 años se han venido apañando en la Audiencia Nacional para dictar condenas monstruosas y de la necesidad de poner en libertad inmediatamente a todas las víctimas de la persecución política que quedan en las cárceles.

Los obreros de la construcción de Panamá siguen adelante con la huelga más larga

Ayer los obreros de la construcción de Panamá decidieron en asamblea rechazar el arbitraje propuesto por el gobierno para poner fin a la huelga que mantienen desde hace más de un mes. Más de 50.000 obreros tienen paralizadas 290 obras, incluida la construcción de la segunda línea del Metro de la capital.

Es la huelga más larga en la historia sindical en lo que va de este siglo. Comenzó el pasado 18 de abril por la limitación del salario semanal a 50 dólares y la patronal les ha ofrecido un incremento de un tres por ciento. Los trabajadores exigen un nueve por ciento.

Ayer y hasta el sábado el sindicato convocante, Suntracs (Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares), empezó a distribuir el fondo de huelga a los trabajadores.

El secretario general de Suntracs, Saúl Méndez, aseveró que la huelga se mantendrá hasta obtener una respuesta óptima a sus solicitudes, y hasta firmar el convenio colectiv de 2018 a 2021.

Los capitalistas “no se pueden meter 30.000 millones de dólares en el bolsillo y llegar a una mesa [de negociación] con la propuesta de aumento de cuatro y cinco centavos”, afirmó el dirigente sindical.

Méndez pidió a los trabajadores “unidad, firmeza y disciplina” mientras siga la huelga y la negociación. Dos miembros del Suntracs ya han sido expulsados por intentos de romper la unidad de la protesta.

El sector de la construcción es uno de los motores de economía panameña y en 2016 acaparó el 14,9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país, uno de los más dinámicos de la región con una expansión económica del 5,4 por ciento en 2017.

En un artículo publicado en el diario “La Estrella”, el economista William Hughes aseguró que el 85 por ciento de la riqueza producida por el sector de la construcción va a los empresarios, mientras el salario de los obreros apenas les alcanza para cubrir sus necesidades.

Ante la decisión de los obreros de continuar la huelga, el presidente panameño Juan Carlos Varela, que se encuentra en Gran Bretaña, amenazó por Twitter señalando que la huelga afecta a la seguridad nacional, que era insostenible y que si no se llegaba a un acuerdo el gobierno tomará medidas. “Le tocará al Gobierno implementar mecanismos para solucionar esta situación que no solo afecta a las familias que dependen de esta economía sino a la seguridad nacional” afirmó Varela.

Pantsir: otra muestra de la superioridad táctica del armamento que los rusos han llevado a Siria

La imagen adjunta muestra un sistema avanzado de defensa antiaérea ruso Pantsir-S1 con los distintivos del ejército regular sirio, que desde hace un mes se ha convertido en el objetivo prioritario de los bombardeos aéreos israelíes.

El pretexto aducido por los israelíes, asegurando que la diana son los iraníes o Hezbollah, ha demostrado ser falso porque los propios israelíes han festejado por todo lo alto la destrucción de un Pantsir-S1 como si se tratara de la mayor hazaña militar de la Guerra de Siria.

Tienen buenos motivos. En una entrada anterior ya expusimos el pánico del Pentágono por las continuas exhibiciones de eficacia de los sistemas antiaéreos rusos en Siria. Ahora el pánico se ha contagiado a los israelíes, cuyos aviones también han querido probar la eficacia de los Pantsir.

El sistema antiaéreo ruso procede de la extinta URSS. Entonces se denominaba “Strella” y ya demostró su eficacia en la guerra árabe israelí de 1973, cuando en los tres primeros días aniquiló 80 aeronaves israelíes.

Este tipo de defensas antiaéreas no sólo son una innovación tecnológica sino táctica. Se trata de dispositivos móviles integrados en las fuerzas terrestres de 12 disparos suelo-aire con misiles de muy corto alcance y ultra-rápidos. Ademas puede disparar sus dos cañones de 30 milímetros.

Los sirios disponen de 40 de estos Pansir-S1, de los que ya han empezado a hacer un empleo que los está convirtiendo en legendarios. Su eficacia de tiro es del 96 por ciento. En uno de los más recientes ataques, lograron derribar 24 misiles con 25 disparos, y lo mismo viene ocurriendo con los drones.

En Israel empezaron a temer que el espacio aéreo sirio fuera inexpugnable a sus ataques. Es normal que el 10 de mayo en Israel celebraran la proeza de acabar con un Pantsir-S1.

Los militares rusos han reaccionado a la fiesta israelí buscando dos explicaciones posibles a la destrucción de su Pantsir-S1. La primera es que el radar detectó la penetración de los misiles israelíes en el espacio de seguridad A2/AD pero no pudo responder porque se había quedado sin munición, lo cual es posible porque los restos muestran que el dispositivo había sido disparado previamente.

La segunda es que el equipo electrónico integrado con el radar estaba, como los teléfonos móviles, en modo de hibernación, lo cual es frecuente porque al tratarse de un mecanismo autónomo, tiene que ahorrar batería y tardan de dos a cinco minutos en activarse. Es la única vulnerabilidad de un sistema, dicen los expertos rusos, que por lo demás está concebido para ser inexpugnable.

El armamento que Rusia ha llevado a Siria pone de manifiesto las características más importantes, tanto de la propia guerra en Oriente Medio, como de las previsiones militares rusas. En Siria hay un bando que ataca y otro que se defiende, hay agresores y agredidos. Lo mismo que la URSS, Rusia tiene un ejército armado con una tecnología de última generación exclusivamente defenderse, no para invadir, lo que viene demostrando con una superioridad apabullante en el terreno táctico.